domingo, 4 de julio de 2010

Volví a recordar porqué es que no me gusta el 'window shopping'.... y no precisamente porque hoy me fui de window shopping a las tiendas (ya hace mucho que entendí que eso no es lo mío), sino porque hoy quise 'recrearme la vista' y terminé recreando sinsabores y melancolías viejas...

No le hace gracia a mis emociones ni a mis ánimos estar viendo y re-viendo lo que no`puedo poseer... no hay ninguna necesidad de andar con la paletilla caída por la vida!!!

Mejor me parece revolcarme en el mundo mío, en lo que sí poseo.... en lo que puedo tocar, oler, saborear, usar a mi antojo... dejar y volver a tener cuando quiera.

A muchas mujeres les gusta ir a las tiendas solo a ver, a eso llamamos window shopping en mi pais... Algunas veces, años atrás, hice eso con amigas, que adoran ir a ver vidrieras y según cuentan, eso les levanta el ánimo y las motiva. Si se sienten tristes por alguna pelea/ruptura amorosa, por problemas de trabajo, familiares o por cualquier cosa, si tienen síntomas del Sindrome Premenstrual, etc.... cualquier excusa es buena para irse de Window Shopping.

Pero mis incursiones en el vicio del window shopping no tuvieron los resultados esperados... En mi tuvo el efecto contrario. Y es que nunca le hallé la gracia a pasarse una tarde babeando por las vidrieras de almacenes caros, viendo y midiéndose ropa, zapatos, joyas, oliendo perfumes y demás parafernalia, que podría describirse con cualquier adjetivo, excepto adjetivos posesivos (mío, mía, nuestro, propio...), al menos no en el momento.

No entiendo ese gusto masoquista de 'recrearse' en lo que no tengo, en lo que no puedo costear o poseer. Me recrea más lo que sí tengo, lo que es mío.
A mi el window shopping me deja un sabor triste en el alma...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada